miércoles, 29 de febrero de 2012

"Los Cuatro acuerdos de la sabiduría Tolteca"

 
"Los Cuatro acuerdos de la sabiduría Tolteca"

 No Supongas.

No des nada por supuesto.
Si tienes  Duda, aclárala.
Si Sospechas, pregunta.
Suponer te hace inventar historias increíbles
que sólo envenenan tu alma y que no tienen Fundamento.

  Honra Tus Palabras.

Lo que sale de tu boca es lo que eres tú.
Si no honras tus palabras, no te estás honrando a ti mismo; 
y si no te honras a ti mismo, no te amas.
Honrar tus palabras es ser coherente con lo que piensas y con lo que haces. 
Eres auténtico y te hace respetable ante los demás y ante ti mismo.

  Haz Siempre Lo mejor.

Si siempre haces lo mejor que puedas, nunca podrás recriminarte ni arrepentirte de nada.

  No Te Tomes Nada Personal.

Ni la peor Ofensa.
Ni el peor Desaire.
Ni la más grave Herida.
En la medida que alguien te quiere hacer daño,
en esa medida ese alguien se hace daño a sí mismo. 
Pero el problema es de Él y no tuyo.
Dr. Miguel Ruiz.

domingo, 19 de febrero de 2012

Perceval (2007)



La película cuenta una historia que mezcla el recorrido que realizó el Santo Grial por Huesca con la leyenda de los caballeros de la Mesa Redonda, que buscaron el cáliz por toda Europa bajo las órdenes del rey Arturo.
Unos cien figurantes participaron en el rodaje de este cortometraje en el monasterio de San Juan de la Peña y en el castillo de Loarre, que además, se rodó en otros lugares del Pre-Pirineo y Pirineo aragonés. El papel de Rey Arturo lo interpreta Biff Byfford (Saxon) y los diálogos están grabados íntegramente en latín, subtitulados en español.


martes, 14 de febrero de 2012

El camino de los reyes (Robert E. Howard)

El camino de los reyes
Cuando era un gran guerrero, resonaban
Los tambores en mi honor.
El pueblo esparcía polvo de oro ante
Los cascos de mi caballo.
Más ahora que soy rey, la gente murmura
a mi paso con disgusto.
Y temo hallar veneno en mi copa, y recibir
una cuchillada por la espalda.
Reluciente concha de una vieja mentira,
Fábula de derechos divinos,
Tú ganaste tu corona por herencia,
Pero la sangre fué el precio de la mía.
El trono que yo obtuve con sangre y sudor,
Por Crom, que jamás lo venderé,
Ni por un valle lleno de oro, ni ante la
Amenaza de los fuegos del infierno.
¿Qué se yo de los usos cultos, del lujo,
de sutilezas y mentiras?
Yo, que nací en una tierra inhóspita
Y que fuí amamantado bajo el cielo.
El lenguaje sutil, la astucia, todo fracasa
Cuando cantan las espadas.
Venid a morir, perros.
Sabed que fuí un hombre,
Antes de ser rey.
Robert E. Howard

viernes, 10 de febrero de 2012

ShapeShifter


Gabriel Byrne narra un viaje a través de un mundo de ensueño.


Un coche oscuro, a toda velocidad por la noche en sinuosas carreteras de montaña. misteriosamente entra en La dimensión de los sueños, creando una explosión similar a una supernova. El vehículo se desintegra en un sin número de pequeños trozos que se hunden en las profundidades del espacio abigarrado. Las piezas caen a la superficie de un planeta de ensueño, donde alternativamente se combinan en las criaturas que representan el alma del coche.

miércoles, 8 de febrero de 2012

Némesis (H.P. Lovecraft)

 Zdzislaw Beksinski
Némesis
A través de las puertas del sueño custodiadas por los gules,
Más allá de los abismos de la noche iluminados por la pálida luna,
He vivido mis vidas sin número,
He sondeado todas las cosas con mi mirada;
Y me debato y grito cuando rompe la aurora, y me siento
Arrastado con horror a la locura.

He flotado con la tierra en el amanecer de los tiempos,
Cuando el cielo no era más que una llama vaporosa;
He visto bostezar al oscuro universo,
Donde los negros planetas giran sin objeto,
Donde los negros planetas giran en un sordo horror,
Sin conocimiento, sin gloria, sin nombre.

He vagado a la deriva sobre océanos sin límite,
Bajo cielos siniestros cubiertos de nubes grises
Que los relámpagos desgarran en múltiples zigzags,
Que resuenan con histéricos alaridos,
Con gemidos de demonios invisibles
Que surgen de las aguas verdosas.

Me he lanzado como un ciervo a través de la bóveda
De la inmemorial espesura originaria,
Donde los robles sienten la presencia que avanza
Y acecha allá donde ningún espíritu osa aventurarse,
Y huyo de algo que me rodea y sonríe obscenamente
Entre las ramas que se extienden en lo alto.

He deambulado por montañas horadadas de cavernas
Que surgen estériles y desoladas en la llanura,
He bebido en fuentes emponzoñadas de ranas
Que fluyen mansamente hacia el mar y las marismas;
Y en ardientes y execrables ciénagas he visto cosas
Que me guardaré de no volver a ver.

He contemplado el inmenso palacio cubierto de hiedra,
He hollado sus estancias deshabitadas,
Donde la luna se eleva por encima de los valles
E ilumina las criaturas estampadas en los tapices de los muros;
Extrañas figuras entretejidas de forma incongruente
Que no soporto recordar.

Sumido en el asombro, he escrutado desde los ventanales
Las macilentas praderas del entorno,
El pueblo de múltiples tejados abatido
Por la maldición de una tierra ceñida de sepulcros;
Y desde la hilera de las blancas urnas de mármol persigo
Ansiosamente la erupción de un sonido.

He frecuentado las tumbas de los siglos,
En brazos del miedo he sido transportado
Allá donde se desencadena el vómito de humo del Erebo;
Donde las altas cumbres se ciernen nevadas y sombrías,
Y en reinos donde el sol del desierto consume
Aquello que jamás volverá a animarse.

Yo era viejo cuando los primeros Faraones ascendieron
Al trono engalanado de gemas a orillas del Nilo;
Yo era viejo en aquellas épocas incalculables,
Cuando yo, sólo yo, era astuto;
Y el Hombre, todavía no corrompido y feliz, moraba
En la gloria de la lejana isla del Ártico.

Oh, grande fue el pecado de mi espíritu,
Y grande es la duración de su condena;
La piedad del cielo no puede reconfortarle,
Ni encontrar reposo en la tumba:
Los eones infinitos se precipitan batiendo las alas
De las despiadadas tinieblas.

A través de las puertas del sueño custodiadas por los gules,
Más allá de los abismos de la noche iluminados por la pálida luna,
He vivido mis vidas sin número,
He sondeado todas las cosas con mi mirada;
Y me debato y grito cuando rompe la aurora, y me siento
Arrastado con horror a la locura.

H.P. Lovecraft