miércoles, 30 de abril de 2014

ANAMNESIA : a loss of forgetfulness.


ANAMNESIA : a loss of forgetfulness
Director / animador. David Wexler (Strangeloop)


miércoles, 23 de abril de 2014

La despedida de Poliel.

 
Bajé por el sendero serpenteante hasta el valle,
donde bajos muros de piedra dividían las granjas y los fuertes
y cada medido terreno tenía su lugar en el proyecto
que todos los que allí vivían bien entendían,
para guiar sus viajes y saludos de día
y prestar una mano conocida en la más oscura noche,
para regresar a la puerta de casa y los perros bailarines.
Caminé hasta que me detuvo un anciano
que se irguió de su trabajo para llamarme,
y sonriendo para esquivar sus cálculos y opiniones,
Le pedí que me contara todo lo que sabía
de las tierras del oeste, más allá del valle.
Y a él le alivió responder que había ciudades,
inmensas y colmadas de todo tipo de cosas extrañas,
y un rey y sacerdocios que disputaban y una vez,
me dijo, él había visto una nube de polvo levantada
por el paso de un ejército que marchaba a la batalla
en algún sitio, estaba seguro, en el gélido sur.
Y así extraje todo lo que sabía, y no era mucho.
Más allá del valle nunca había estado, desde su nacimiento
hasta la fecha, jamás había sabido y jamás,
verdad sea dicha, había estado, pues así es
que la intriga transpira para los humildes
en todos lugares y todos los tiempos, y la curiosidad permanece roma
y picada, aunque tuvo aliento suficiente para preguntar
quién era yo y cómo había llegado allí y dónde
estaba mi destino, dejándome que respondiera,
con una apagada sonrisa, que mi destino eran las colmadas ciudades,
pero que había de pasar primero por allí.
Y había él notado ya que sus perros estaban tirados y quietos en el suelo,
pues tenía permiso para responder, ya ves que he venido,
señora de la Peste, y eso, por desgracia, era prueba
de una intriga mucho más grande.
La despedida de Poliel — Pescador Kel’Tat.
Steven Erikson, Los Cazahuesos.

domingo, 20 de abril de 2014

La mujer en la sociedad vikinga.


Una de las mayores diferencias existentes entre los pueblos nórdicos y los del resto de Europa tiene que ver con el papel desempeñado por las mujeres en la sociedad. No necesariamente debido al hecho de que sean culturas paganas o de ascendencia germánica, las mujeres en el mundo escandinavo gozan de un estatus del que se ven privadas en otros ámbitos en los que una vez lo tuvieron (como la propia Inglaterra antes de ser cristianizada en el siglo VII). Puesto que los vikingos no eran sólo piratas, sino también granjeros, artesanos y comerciantes, cabe pensar en ellos como hombres de familia y preguntarse cuál era su relación con sus mujeres y el papel de éstas en la sociedad. En principio, las mujeres no podían ser vikingas. Aun así, sabemos que las mujeres desempeñaron un importante papel en el proceso de asentamiento y colonización. Puesto que estos colonos se establecían como granjeros o como comerciantes y ambos trabajos eran labores de tipo familiar (o de alguna manera involucraban a la familia), era habitual que la mujer estuviera al frente de la granja cuando el marido estaba fuera o había muerto. La asociación entre mujer y comercio no es fortuita. Aunque los matrimonios se arreglaban en función de las necesidades de alianzas políticas o económicas en el ting y no en función de la voluntad de los pretendientes, cuando la mujer se casaba, entre los 12 y los 15 años, aportaba una dote (objetos o tierras) que era privativa de ella. Tan es así que, en caso de que falleciera, estos bienes pasaban a ser propiedad de sus hijos y nunca de su viudo. Las mujeres escandinavas, además, podían pedir el divorcio de sus maridos y llevarse con ellas los bienes aportados sobre los que tenían plenos derechos (podían vender, comprar, heredar, etc.). Esta libertad o independencia económica es uno de los rasgos más sobresalientes de las mujeres escandinavas junto con el hecho de que, además de ser administradoras de los bienes de la granja, eran las que poseían los conocimientos de magia y hierbas medicinales que en otras culturas son exclusivos de hechiceros o de una clase religiosa (con todo el cúmulo de poder que ello supone).

sábado, 12 de abril de 2014

William Turner (1775 - 1851)

The Wreck of a Transport Ship c.1810
Joseph Mallord William Turner (1775 - 1851), pintor inglés especializado en paisajes. Fue considerado una figura controvertida en su tiempo, pero hoy en día es visto como el artista que elevó el arte del paisajismo a la altura de la pintura histórica. Es considerado comúnmente como "el pintor de la luz" y su trabajo es considerado como un prefacio romántico al impresionismo.
La popular confusión entre genialidad y locura es más patente que nunca en la biografía de William Turner . Pintor académico en sus principios, Turner fue lenta pero imparablemente evolucionando hacia un estilo libre, atmosférico , en ocasiones esbozando incluso la abstracción, que fue incomprendido y rechazado por unos críticos que llevaban décadas admirándolo. El aparente caos que llenaba las últimas obras de Turner fue atacado por considerarse la obra de un demente.


jueves, 10 de abril de 2014

Blót .

 Offering. A sacrifice to Thor..J.L. Lund (1777-1867)

"El blót era el sacrificio que los paganos nórdicos ofrecían a sus dioses y los espíritus de la tierra ."
“Era un vieja costumbre, que cuando había un sacrificio todos los dueños de tierras cercanas debían ir al lugar de reunión donde se encontraba el templo y llevar consigo todo lo que necesitaran durante el desarrollo del evento hasta que terminase. En este festival todos los hombres llevaban cerveza y todo tipo de ganado, así como caballos, para ser sacrificados, y toda la sangre que surgía de ellos era llamada “hlaut”, y las vasijas en que se colectaba eran llamadas vasijas-hlaut. Se hacían “brochas de salpicar”, con los cuales los altares y las paredes de los templos, tanto en el interior como en el exterior eran rociadas con sangre, y también la gente era salpicada con sangre; pero la carne era hervida y salada para los presentes. El fuego se encendía en el medio del piso del templo, y sobre el estaban los calderos. Las copas llenas se pasaban de mano en mano, alrededor del fuego; aquel que había hecho el banquete, y era el jefe, bendecía las copas llenas, y la carne de los sacrificios. Una primera copa era vaciada en honor a Odín, por la victoria y el poder del rey; luego se bebían las copas en honor a Njörd y Freyja, por paz y buenas estaciones. Al final era costumbre beber la “copa de Bragi”; y los invitados vaciaban sus copas por la memoria de su amigos que se habían ido; era llamada la copa del recuerdo.
Snorri Sturluson (1179 - 1241)


domingo, 6 de abril de 2014

Las islas Feroe.


Las islas Feroe , se encuentran en el Atlántico norte, entre Escocia e Islandia, y constituyen una región autónoma dentro del Reino de Dinamarca. El archipiélago, con numerosas islas, es una zona rocosa y de pendientes abruptas, que usualmente queda envuelta en espesas nieblas y jornadas ventosas.
Aunque existen pruebas que demuestran la existencia de vida humana en las islas hacia el siglo IV, fue recién en el siglo IX que las Feroes fueron habitadas permanentemente por colonizadores vikingos. La saga Færeyinga relata que Grímur Kamban, de probable origen hiberno-nórdico, habría llegado a las islas cerca del año 825. Una nueva ola de colonos, provenientes de Noruega, llegó hacia 890. La comunidad vikinga originaria creó en el siglo X una pequeña mancomunidad dirigida por un parlamento llamado Løgting y que se dedicaba a la exportación de pescados y lana de ovejas con el resto de las costas nórdicas. El nombre Feroe vendría del nórdico antiguo Fær-øer, «isla de ovejas».
A comienzos del siglo XI, el rey Olaf I de Noruega decidió convertir a la población local al cristianismo. Su principal agente, Sigmundur Brestisson fue asesinado en 1005; su lápida en Skúvoy es uno de los monumentos más importantes del archipiélago. Fue finalmente durante el gobierno de Olaf II que las Feroes fueran convertidas y sometidas al dominio de Noruega. En 1035, el archipiélago perteneció al feudo del noruego Leivur Øssursson, lo que puso fin a la era vikinga. Sin embargo, la lejanía de estas tierras de su señor feudal permitió que los feroeses mantuvieran su autonomía.